Se cumplen 4 años de la Europa League conseguida en Varsovia


El Sevilla volvía a la competición que más gloria le ha dado internacionalmente siendo campeón el año anterior. En la fase de grupos nos encuadró en el Grupo G formado por Feyenord, Rijeka y Standard Lieja lo que supuso conseguir el segundo puesto del grupo y pasar a las rondas eliminatorias de nuevo.

En dieciseisavos nos tocó el Borussia Mönchengladbach la eliminatoria tuvo que decidirse en el partido de vuelta con un parcial total de 4-2 para el Sevilla.
En los octavos visitaríamos a un rival de la liga española como es el Villareal imponiéndonos con un claro 1-3 en el Madrigal y un 2-1 en el Sánchez-Pizjuán.
Posteriormente en cuartos nos tocó el Zenit, esta eliminatoria resultó ser más sufrida de lo que a priori pudiera darse ya que en Nervión los sevillistas se impusieron 2-1 pero en el partido de vuelta el empate a dos hizo que los andaluces pasaran a la siguiente ronda con apuros.
Después del sufrimiento llegarían las semifinales y en esta ocasión nuestro rival sería la Fiorentina al que supimos imponernos sin sufrimiento ya que la eliminatoria quedo resuelta en el Ramón Sánchez-Pizjuán por un contundente 3-0 que hizo que los sevillistas pensaran en la final. Con este camino llegamos a la final donde nos enfrentaríamos al Dnipro que sorprendió al eliminar Nápoles.

La final que se disputó en el Estadio Nacional de Varsovia, en Polonia. Comenzó de la peor manera posible con un gol del Dnipro que se adelantaría en el marcador gracias a Kalinic en el 7'. El gol supuso un jarro de agua fría pero los de la casta y el coraje no se rindieron y le dieron la vuelta al marcador primero con un gol de Krychowiak en el 28' y posteriormente con un gol del Colombiano Carlos Bacca en el 31' que haría que nos pusiéramos en ventaja en el marcador. Pero la alegría no duro mucho y justo antes del descanso el Dnipro marcó el empate gracias a Rotan en el 44' yéndonos al descanso en tablas.
El partido estaba al borde del alambre debido al empate y el Sevilla no lograba un juego fluido y los golpes del Dnipro asustaban ya que el partido podía decantarse para cualquier lado. Pero en el 71' llego la alegría para el cuadro nervionenese gracias al un gol de nuevo de Carlos Bacca que dio tranquilidad y a la postre el titulo al Sevilla que se convertía en tetracampeón de la Europa League.